Contacto 0800-444-1204 / info@sietesentidos.com.ar
Novedades
Ago 18

La pantalla LED que deslumbra a los turistas en Las Vegas

Está ubicada en el paseo peatonal de la calle Fremont, una de las arterias más importantes de la Ciudad del Pecado, y tiene más de cuatro cuadras de extensión. Se proyectan espectáculos de luces, imágenes y sonidos que atraen diariamente a miles de visitantes.

Las Vegas es una de las urbes más visitadas del planeta por sus numerosas zonas comerciales, de ocio y muy especialmente por sus fabulosos casinos. Es el único lugar en el mundo donde todo está permitido. Por ello, la denominan «la ciudad del pecado» y las agencias de viaje la promocionan con la frase «lo que pasa en Las Vegas, se queda en Las Vegas».
Una de las zonas más concurridas de la metrópoli enclavada en el desierto de Nevada es Fremont Street, una peatonal de casi cinco cuadras que está ubicada en la parte histórica de la ciudad que nunca duerme. La mítica calle atrae a miles de turistas por sus shows gratuitos, restaurantes, casinos, artistas callejeros disfrazados de celebridades, un recorrido por el aire en tirolesa y, sobre todo, por la pantalla LED de cielo que cubre toda la arteria.
La gigantesca pantalla tiene 457 metros de largo por 27 de ancho y está suspendida a más de 27 metros de altura sobre la icónica peatonal. Su estructura es abovedada y se sostiene con 16 columnas y 43.000 brazos que la ayudan a mantenerse estable. Tiene más de 12 millones de lámparas LED y 220 altavoces que componen un sistema de sonido impresionante de 555.000 vatios.
Todos los días, desde el atardecer hasta la medianoche, se proyectan en la gran cubierta digital luces e imágenes perfectamente sincronizadas con la música. El espectáculo se llama Fremont Street Experience (Experiencia de la Calle Fremont), dura aproximadamente 6 minutos y, por lo general, se representan escenas que rinden tributo a los íconos de la ciudad o que evocan su historia.
En la ciudad que se caracterizó por los carteles de neón de casinos, hoteles, moteles, restaurantes y teatros, que fueron reflejados en numerosas películas, no podían faltar las pantallas LED. Y no se anduvieron con chiquitas, en la calle de los primeros hoteles instalaron la pantalla LED de cielo más grande del mundo.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *